Nadie Mira

Levanté hasta mis sienes, cansado, los gritos
en la foresta y amargo se ha hecho el día:
la metralleta me quema la cintura, corroe
y sin ser nada, soy todo silencio y dolor.

Lloré en la selva y en la noche la sal
acumuló su florería que la flor cáctea,
de cuando en cuando en su loto enciende
y arrima hasta su polen y muere.

Alguien quiere cantar entre sollozos,
alguien mea la herida que lamió;
alguien oculta los rastros de los muertos
y todos saben que nadie mira.

Reincidí,
como caído del ala de un pájaro
y a mis pies vi
una raíz adquiriendo la figura de una espada.

 
  English Français

    
 

 

 

Ninguna parte de esta publicación podrá ser reproducida, almacenada en un sistema de archivo o transmitida mediante cualesquier forma o por cualesquier medio, sin previa autorización por escrito del editor o, en el supuesto caso de reproducción fotoestática u otra forma o método de reproducción, sin una licencia de Canadian Reprography Collective (Cancopy), 1 Yonge Street, Suite 1900 Toronto, ON M5E 1E5 Canadá. Ph 800-893-5777 / (416)868-1620 /Fax:(416) 868-1621. -- En E.E.U.U. el permiso y/o autorización deberá solicitarse a Copyright Clearance Center, Inc. 222 Rosewood Drive Danvers, MA 01923 USA. Ph. 978-750-8400 / Fax 978-750-4470